YES

YES:

Esta es la sección de Cuentos de mi BLOG.

Alguna vez oí que la historia de nuestras vidas es la historia de cómo nos negamos a aceptar la vida como se nos presenta, es decir como nos resistimos a abrazar la inmensidad del universo, o en otras palabras como nos negamos a aceptar la voluntad de DIOS.

Voy a hacer una serie de historias de cómo vamos negandonos a aceptar las cosas que el destino nos tiene reservadas.

EL AMOR:

Una mujer decidió hace diez años que no quería casarse y a mitad de los  preparativos de la boda decide que ese no es el hombre de su vida. Se pasa el resto de su vida buscando al verdadero amor en los lugares más insólitos y menos apropiados, conformandose con breves encuentros y relaciones a distancia.

Siempre que la veo me cuenta que quiere un hombre bueno y decente, educado y comprensivo; maduro pero no divorciado, guapo pero no mujeriego. En fin, ya sabemos como va ese cuento,  y a veces hasta quisiera creerle, pero no le creo. No le creo porque ya me sé ese cuento y sobretodo, no le creo porque ella no existe, es simplemente un personaje de éste cuento. Un cuento que nisiquiera es original. Un cuento que se repite una y otra vez, interminablemente.

Ayer leí un cuento sobre como un pez chico se come a un pez grande. La lógica nos dice lo contrario, que el pez grande se come al pez chico, pero el cuento era justamente una enumeración de los casos en los que sucede todo lo contrario.

En el cuento un escritor en ascenso recientemente divorciado descubrre la fama y la admiración de las mujeres y se defiende y se aleja lentamente de ambas; de la fama y de las mujeres,  encontrandoles siempre algún defecto minúsculo, anticipando el mal humor de una mujer por demás hermosa, la arrogancia de la encumbrada editora o la insensibilidad de la graciosa modelo.

Continuando con el plagio:  Inesperadamamente aparece el pez chico, una mujer de menor virtud , aunque no precisamente de poca virtud,  cuya verdadera virtud es la de seducir al escritor y usarlo literalmente como un escalón para avanzar su propia carrera literaria, también por demás fugaz.

Fugaz e inesperado. Fugaz, como los buenos cuentos, como la vida mísma. Fugaz, como es siempre el amor de todos los buscadores del “amor eterno” y tan inesperado como el “verdadero amor”, tan inesperado como el final de un cuento.

EL FINAL DEL CUENTO.

Que quede claro que éste ya es otro cuento. Nada que ver con el cuento anterior.

Este cuento es sobre un buscador de la “VERDAD ETERNA” así, con mayúsculas, esa VERDAD que no está escrita,

de la ETERNIDAD de la que habla el TAO. Sobre un buscador que leyó todos los libros y ahora sabe que todos son puros cuentos, que su vida y la de los demás también son puros cuentos y decide trascender el cuento.

Encuentra milagros y prodigios, brujos y maestros, colecciona encantamientos y desencantos, espejos y luces de colores. Cuentos y más cuentos, hasta que un buen día despierta y descubre que el ya no es más el buscador, sino el autor del cuento y lo que encuentra es: el final del cuento.

FIN

Nota. Hay un tercer final, pero éste ya es otro cuento.

Abril 2012

3 comentarios to “YES”

  1. Oye, me encanta tu cuento!!
    Me recuerda otros cuentos que yo conozco

  2. será que esa mujer no existe???? Dios!!! besos te quiero mucho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: